Saltar al contenido
Hipotecas 100 » El Blog de Hipotecas 100 » ¿Cómo pedir una hipoteca para un local comercial?

¿Cómo pedir una hipoteca para un local comercial?

Hipoteca local comercial

Cuando hablamos de hipotecas, casi todos pensamos en el préstamo que nos da el banco para comprar una vivienda. Sin embargo, es posible que lo que quieras comprar sea un local comercial.

¿Se puede pedir hipoteca para comprar un local? La respuesta es sí: en el mercado existen préstamos hipotecarios pensados expresamente para ayudarte a financiar la compra de un local comercial.

Este tipo de hipotecas son diferentes a los de los préstamos sobre viviendas. Aunque el funcionamiento básico es el mismo (el banco presta un dinero que irás devolviendo a plazos con un tipo de interés concreto), para el banco esta operación tiene un riesgo mayor que los préstamos para la compra de viviendas.

Si este tema te interesa, sigue leyendo para resolver todas tus dudas.

¿Qué condiciones tiene una hipoteca para un local comercial?

Como decíamos, para los bancos esta operación tiene mayor riesgo. Esto es así porque el banco entiende que, en caso de que el prestatario tenga dificultades a nivel financiero, la hipoteca de un local comercial presenta una mayor probabilidad de impago en comparación con la de una vivienda.

Por eso, establecerán unos requisitos más exigentes. Por ejemplo, los plazos de amortización serán más cortos, y el tipo de interés, más alto.

El requisito más básico es que el titular no debe ser un particular. Tiene que ser una persona física con actividad empresarial o una persona jurídica.

Por otro lado, también necesitarás disponer de ciertos ahorros, porque el porcentaje de financiación que te dará la entidad financiera probablemente será como mucho de un 70%, cuando en los préstamos para compra de vivienda, lo habitual es el 80% y en ocasiones se puede llegar hasta el 100%.

El plazo de amortización más habitual se mueve en una horquilla entre 15 y 20 años (en las hipotecas para compra de viviendas, puede ser de hasta 30 años)

Además, cualquier hipoteca para un local comercial conlleva una serie de gastos extra: el cliente deberá pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), la notaría, así como los gastos derivados del Registro de la Propiedad, y de la gestoría. En las hipotecas para la compra de viviendas, parte de estos gastos los asume el banco.

Simulador para una hipoteca de local comercial

Si estás buscando una hipoteca para comprar un local comercial, el primer paso es saber qué local quieres comprar, y conocer su importe.

Después, deberás calcular el coste de la hipoteca correspondiente y si puedes asumirlo. Para esto, son muy útiles los simuladores como el que te facilitamos a continuación.

30

Interés Fijo

(Tipo de Interés Fijo: 2.7%)
0€ mes

Interés Variable

(Tipo de Interés Variable: E+0.49%)
0€ mes
Total gastos: 0
Ver desglose de gastos

Desglose de impuestos y gastos

Datos calculados en función del precio, tipo de vivienda y localización

Gastos de la compra

¿Desgrava la hipoteca de un local comercial?

Conforme a la nueva Ley Hipotecaria, las únicas hipotecas que se pueden desgravar son las que se firman para la compra de una vivienda adquirida antes de 2013.

Por tanto, en las hipotecas sobre locales comerciales solo te podrás deducir los intereses y gastos del préstamo correspondientes a la parte destinada a vivienda, en el supuesto de que destines parte de ese local a un uso como vivienda habitual.

Este cambio de uso (de local comercial a vivienda) es posible realizarlo legalmente, aunque antes de hacerlo tendrás que solicitar un estudio técnico y una licencia de cambio.

Por otro lado, ten en cuenta que las condiciones que las entidades financieras ofrecen para la hipoteca de un local comercial siempre van a ser menos ventajosas que las que obtendrías comprando directamente una vivienda.

Tengo cláusula suelo en una hipoteca de local comercial: ¿qué hago?

Las leyes prevén una mayor protección para los particulares que compran su vivienda, porque asumen una desigualdad de condiciones entre el banco y la persona que pide el préstamo.

Por eso, para los profesionales es más complicado que para los particulares conseguir la nulidad de la cláusula suelo. En estos casos, no siempre es posible acogerse a la normativa general para los consumidores para tratar de conseguir la nulidad de dicha cláusula.

Cuando no es posible, se puede optar por otras vías para hacerlo, sustentando el caso en otras normas, como la Ley de Condiciones Generales de la Contratación (LCGC). Para esta norma, es irrelevante que el hipotecado sea un profesional o un consumidor: basta con que se trate de una cláusula no negociada e impuesta.

Sobre este tipo de cláusulas, la citada ley expone que su redacción debe regirse por criterios de transparencia, claridad, concreción y sencillez.

¿Es mejor una hipoteca fija o variable para un local comercial?

Al final, la hipoteca ideal para el local comercial que buscas dependerá de las condiciones de tu caso concreto, tu capacidad de ahorro, tus necesidades y tu perfil en general.

Los aspectos que debes entrar a valorar a la hora de decidir cuál es la hipoteca idónea para ti son:

  • El tipo de interés: lógicamente, cuanto más bajo, mejor.  
  • El capital que te presta el banco: es importante que consigas la financiación que necesitas, y pedir solo lo que vas a necesitar.
  • El plazo de amortización: lo ideal es que sea lo más corto posible, porque así te ahorras intereses. Sin embargo, cuanto más corto, también será más alto el importe de los plazos de devolución: por eso, dependiendo de tu situación, te puede interesar más alargar el plazo para no ir tan justo mes a mes.
  • Comisiones: de nuevo, lo más interesante es que la hipoteca que elijas tenga las menos comisiones posibles, y cuanto más bajo sea su importe, mejor.

¿Qué otras ventajas puede tener contratar una hipoteca para un local comercial?

Si el banco te ofrece productos bonificables junto con tu hipoteca, estos te pueden ayudar a reducir el tipo de interés de la misma. Además de revisar bien las condiciones, calcula cómo quedarían las cuotas de la hipoteca para el local comercial si no los contrataras (o si lo hicieras con otra entidad) y estudiar si te interesan. Por último, es importante que el banco que elijas para contratar la hipoteca satisfaga también tus necesidades como empresa. Por ejemplo, si manejas cheques para tu negocio, te puede venir bien que las chequeras sean gratuitas