Saltar al contenido
Hipotecas 100 » El Blog de Hipotecas 100 » Aprende a negociar el diferencial de tu hipoteca

Aprende a negociar el diferencial de tu hipoteca

Diferencial hipoteca

¿Alguna vez te has preguntado qué es y cómo afecta el diferencial de una hipoteca en tu vida financiera? Hoy, en Hipotecas100, vamos a desentrañar el significado y la influencia de este importante término en tu préstamo.

¿Qué es el diferencial aplicable de una hipoteca y cómo se calcula?

El diferencial de una hipoteca, que suele estar presente en las hipotecas variables, es un porcentaje fijo que se añade al índice de referencia (normalmente el Euríbor) para determinar la tasa de interés del préstamo. Por ejemplo, en una hipoteca variable con un interés de Euríbor más 1%, ese «1%» es el diferencial.

Por lo tanto, la fórmula para calcular el interés variable es:

Interés variable = diferencial + índice de referencia

Si el Euríbor es del 0,25% y tu diferencial es del 1%, la tasa de interés de tu hipoteca será del 1,25%.

Aunque el Euríbor puede ser bajo, un diferencial alto puede aumentar significativamente tu interés. Para obtener un diferencial más bajo, es importante mantener un buen perfil crediticio, negociar con tu banco y comparar ofertas de diferentes entidades.

¿Cómo saber cuál es el diferencial de mi hipoteca?

Debes revisar el contrato que firmaste con la entidad financiera. Si no puedes encontrarlo, te recomendamos que te comuniques con el servicio de atención al cliente de tu banco.

Diferencial en Hipotecas Variables en 2024

En la actualidad, el diferencial medio de las hipotecas variables es del 0,70%. Es decir, el interés medio de estos productos es de Euríbor más 0,70%. Sin embargo, si tienes un buen perfil financiero, puedes encontrar ofertas a Euríbor más 0,60% o incluso menos de Euríbor más 0,50%.

¿Cómo negociar el diferencial de una hipoteca?

Negociar el diferencial de una hipoteca es un aspecto esencial para obtener las mejores condiciones en tu préstamo hipotecario. Una buena negociación puede significar una gran diferencia en las cuotas que pagarás a lo largo de los años. Aquí te dejamos algunos consejos para ayudarte en este proceso.

  1. Conoce tu perfil crediticio: Un buen historial crediticio y una situación financiera sólida pueden ayudarte a conseguir un diferencial más bajo.
  1. Información es poder: Antes de sentarte a negociar, investiga sobre las condiciones que ofrecen diferentes bancos. Compara las ofertas disponibles en el mercado, incluyendo tanto el diferencial como otros aspectos de la hipoteca.
  1. No te quedes con la primera oferta: Es un error común aceptar la primera oferta sin intentar negociar. Si no te convence, no dudes en rechazarla y buscar otras opciones, estás en tu derecho de negociar las condiciones de tu hipoteca.
  1. Contratación de otros productos: Algunos bancos ofrecen un diferencial más bajo si contratas otros productos financieros con ellos, como seguros de vida o cuentas bancarias. Analiza si el costo de estos servicios adicionales vale la rebaja en el diferencial.
  1. Valora la subrogación: Si ya tienes una hipoteca pero consideras que el diferencial es muy alto, puedes valorar la opción de subrogarte a otro banco. La subrogación de hipoteca implica cambiar tu hipoteca a otra entidad bancaria con mejores condiciones. Este proceso puede tener costos, por lo que debes analizar si el ahorro en el diferencial compensa estos gastos.
  1. Asesórate de forma inteligente: No dudes en solicitar ayuda de un asesor hipotecario. Estos profesionales pueden ayudarte a entender las ofertas disponibles en el mercado, a valorar las condiciones de tu hipoteca y a negociar con el banco.

Para ayudarte a visualizar cómo las variaciones en el diferencial pueden influir en tu préstamo, te invitamos a probar nuestro simulador de hipoteca. Así podrás estimar tu cuota mensual y los intereses a pagar en función de diferentes escenarios de diferencial. ¡No esperes más, pruébalo ya!